El móvil más barato del mundo ya es una realidad. Tras meses de dudas y polémicas la compañía hindú Ringing Bells lanzará a la venta el Freedom 251, un teléfono que cuesta poco más de 3 euros.

El polémico anuncio de un terminal tan barato propició investigaciones por parte del gobierno del país asiático. Cuatro meses después, el 30 de junio, llegaran las primeras 200.000 unidades vendidas a todos aquellos que ya han ordenado su compra.

A pesar del módico precio, la compañía ya desveló que el Freedom 251 no sería un smartphone básico, sino un teléfono móvil en condiciones. Sus características así lo indican: cámara principal de 8 megapíxels y una frontal de 3,2; 1GB de RAM y 8GB para almacenamiento; ranura microSD; batería de 1.800mAh y capaz de ejecutar versiones recientes de Android como la 5.1. Lo único que llama la atención para mal es su tamaño, puesto que se compone de una ya poco usada pantalla de 4 pulgadas.

Su desarrollo abre el debate del desmesurado precio de los smartphones de las principales marcas del mercado y si podría triunfar un terminal de similares características en occidente.

LA EMPRESA NO OBTIENE BENEFICIO

El módico precio del nuevo terminal pone en duda la capacidad para obtener beneficio de la empresa con dicho producto. Y así es. Según señala el mismo creador del terminal, la compañía pierde 151 rupias por cada teléfono, unos 2 euros. El objetivo es conseguir que las zonas más pobres del país asiático puedan acceder a la tecnología. Además, esta campaña es una forma de hacer que la marca sea conocida alrededor del mundo.

El próximo objetivo de Ringing Bells es el de apostar por el sector de los televisores. La compañía pretende seguir la misma filosofía que con el Freedom 251 y vender aparatos muy baratos para colocar su marca en cada hogar de India.