Investigadores de la Universidad de Washington ha inventado el primer teléfono móvil que funciona sin batería. El dispositivo se caracteriza por alimentarse con microwatios de potencia proveniente de señales de radio o la luz del ambiente.

Resultado de imagen de shyam gollakota university of washington

Entre las diferentes pruebas a las que fue sometido este particular dispositivo móvil, el equipo hizo llamadas a través lo que demuestra que el prototipo puede recibir y transmitir voz y comunicarse con una estación base.

“Hemos construido lo que creemos que es el primer teléfono móvil que consume casi cero energía”, dijo en un comunicado el coautor Shyam Gollakota, profesor asociado de la Escuela Paul G. Allen de Ciencias de la Computación e Ingeniería de la Universidad de Washington.

Para transmitir voz, el teléfono utiliza vibraciones del micrófono del dispositivo para codificar los patrones de la voz en las señales reflejadas. Por otro lado, para recibirlas, convierte señales de radio codificadas en vibraciones de sonido a través del altavoz del equipo. En el prototipo del móvil, el usuario pulsa un botón para cambiar entre estos dos modos de “transmisión” y “escucha”.

No obstante, el teléfono sin batería todavía requiere una pequeña cantidad de energía para realizar algunas operaciones. El prototipo tiene un presupuesto de potencia de 3,5 microwatios.

“Para lograr el extremadamente bajo consumo de energía que necesita para funcionar un teléfono mediante la recolección de energía del medio ambiente, tuvimos que repensar la forma en que estos dispositivos están diseñados”, señalaron los desarrolladores del proyecto.

A falta de una batería convencional, el dispositivo tiene dos formas de recolectar esta pequeña cantidad de energía de dos fuentes diferentes. Por un lado, gracias a las señales de radio ambientales transmitidas por una estación base hasta 10 metros de distancia, y por el otro, empleando la energía recolectada de la luz ambiental con una diminuta célula solar -similar a un grano de arroz. El dispositivo pudo realizar una comunicación a más de 15 metros de distancia de su receptor.

Acá el vídeo: