Samsung ha presentado las patentes sobre el nuevo teléfono móvil que se podrá desplegar para convertirlo en tableta.

 

Tras la llegada de las pantallas curvas y la creación de las flexibles, llega la revolución de las pantallas desplegables. Samsung ha presentado unas patentes para desarrollar este tipo de smartphones que se podrán desplegar para convertirlos en, por ejemplo, una tableta. Según ETNews, fuentes cercanas a la compañía surcoreana han asegurado, además, que el primer móvil desplegable llegará al mercado en 2017, lo que se podría convertir en el primer dispositivo con estas características.

Todavía no hay informaciones que expliquen cual es el mecanismo que permite desplegar y plegar una pantalla. Eso sí, ha trascendido que el nuevo dispositivo dispondrá de una pantalla OLED, que podrá ir de 5 pulgadas en diagonal a 7, dependiendo si está cerrado o abierto. Se especula que el smartphone podrá disponer de un formato cartera.

La adaptación de TouchWiz al smartphone desplegable es una de las funcionalidades que se han debatido tras la filtración de la patente. Parece ser que el terminal plegado mostraría la interfaz y las funciones de un smartphone, mientras que al desplegarlo ofrecería otros elementos característicos de las tabletas. El posible nombre que Samsung pondría al novedoso dispositivo será el de Fablet, una mezcla entre foldable (plegable) y tablet.

Por otra parte, Sony ya intentó lanzar un dispositivo novedoso con dicha tecnología mediante la tableta Xperia Tablet P. Sin embargo, este dispositivo, que incluía unas bisagras que permitían los pliegues, no acabó de cuajar.